Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
El hilo de Ariadna
Historias mínimas
22 de Agosto, 2007 · De este lado del mundo

Las Madres del amor


      “Tenemos que ir a la Plaza de Mayo, que nos vean todos” dijo energicamente Azucena Villaflor de De Vicenti, cansada de las evasivas que venía escuchando al intentar ser recibidas por el presidente de facto Jorge Rafael Videla y sin saber que ese día comenzaba a escribir una de las páginas más heróicas de la historia argentina. Ese 30 de abril de 1977, Azucena junto a otras trece compañeras en el dolor fueron por primera vez a la histórica plaza, entonces semivacía, a reclamar por sus hijos desaparecidos. La orden de circular que les dió la policía provocó que nunca dejaran de caminar alrededor de la pirámide de la plaza. Con el tiempo, los sábados se transformaron en jueves; y esas catorce madres se transformaron en cientas que nunca faltaron a la cita durante los últimos treinta años.

      Lucharon contra una sociedad que no entendía, o no quería entender lo que ellas reclamaban, y que en gran parte las tildaba de locas mientras gritaba idiotizada los goles de Kempes en el Mundial 78.

      Lucharon contra un periodismo cobarde que publicaba una y otra vez que “los argentinos somos derechos y humanos” y que no fue capaz de publicar absolutamente nada luego de la peregrinación anual a Lujan de 1977, fecha en que un grupo importante de Madres, con la intención de darse a conocer, caminó hacia la basílica con pañales blancos (los pañuelos vinieron después) y carteles que mostraban fotos de sus hijos secuestrados y desaparecidos.

      Lucharon contra ratas como el teniente Alfredo Astiz, que haciéndose pasar por el hermano de un desaparecido se infiltró en la organización y luego señaló y secuestró a Azucena Villaflor de De Vicenti, a Esther Ballestrino de Careaga y a María Ponce de Bianco, cuyos cadáveres aparecerían en las costas de San Bernardo y de Santa Teresita entre diciembre de 1977 y enero de 1978.

      Hoy, treinta años después, cada jueves vemos a estos símbolos del amor y del coraje con su lento caminar y codo a codo, mostrando las heridas de un pasado que no podemos olvidar.

      Hoy que cientos de miles de argentinos se detienen a aplaudirlas y a acompañarlas en su marcha.

      Hoy que los periodistas ya no tienen miedo y muchos se cuelgan de sus pañuelos.

      Hoy que ya no caminan solas, vaya mi recuerdo, respeto y admiración a esas primeras valientes protagonistas de una época en que el país estaba gobernado por cobardes, y a todas aquellas otras que se fueron agregando con el tiempo y hoy, como dijo Chávez en el estadio Ferro, son Madres de todos nosotros. A las Madres del Amor, a las Madres de la Dignidad,  a las Madres de Plaza de Mayo.

dp

Palabras claves , , , ,
publicado por dp a las 01:08 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

DIEGO



» Ver perfil


Al margen
El hilo de Ariadna
Cuenta el mito que el hilo que Ariadna, hija de Minos, entregó a Teseo, fué lo que le permitió a éste desandar el vasto laberinto del cual nadie había salido con vida. Traer a colación el hilo de Ariadna con el sólo pretexto de contar historias o recordar distintos hechos, es plantear la necesidad de comprender y de hallar un camino de salida en este dédalo. Este es básicamente un blog de historias, de historias verdaderas, yo no inventé nada de lo que podés leer, sólo tengo ganas de contarlas. Son parte de los libros que he leído, de los periódicos, de los comentarios diarios de la gente que habita este laberinto. Algunas narran hechos heróicos, otras muertes absurdas, otras son simplemente textos o historias que disfruté al leerlos. El hecho de expresarlas, de compartirlas con ustedes, se debe a que estoy convencido que para encontrar la salida del laberinto, o por lo menos para entenderlo, no basta con el hilo que nos entrega Ariadna, hay otros hilos más poderosos, y son los hilos del conocimiento y de la memoria.

Tópicos
» De alguna orilla distante (2)
» De este lado del mundo (5)
» De tiempos lejanos (0)
» Dejame opinar (1)
» Un poco de poesía (2)

Calendario
Ver mes anterior Febrero 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728

Más leídos
» 1977
» Help Argentina
» Las Madres del amor
» Las Malvinas son Argentinas, pero... ¿porqué?
» La Marsellesa
» Los nadies
» Operación Masacre, una obra precursora
» Pequeños errores del Primer Mundo
» Pequeños horrores del Tercer Mundo
» Rodolfo Walsh: un clandestino

Se comenta...
» Las Malvinas son Argentinas, pero... ¿porqué?
29 Comentarios: alejandro, HUGO R, Taff Davies, [...] ...
» 1977
1 Comentario: Son Poemas
» Los nadies
1 Comentario: julieta
» Pequeños errores del Primer Mundo
2 Comentarios: Ale, Ale
» Help Argentina
1 Comentario: Oscar Amadeo

Enlaces

FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad